El valor de la espera en el llamado al ministerio

John Newton tenía 33 años. Ya había vivido una vida plena, había enfrentado la muerte en varias ocasiones y había hecho cosas atrevidas y viles que la mayoría de la gente ni siquiera imagina. Y ahora, había llegado a este punto. Convertido hacía unos pocos años y recién retirado de la abominación de la venta de esclavos, Newton no podía evitar preguntarse si estaba siendo llamado al ministerio.

Continuar leyendo en: El valor de la espera en el llamado al ministerio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *